• MEDIACION PENITENCIARIA, LA

MEDIACION PENITENCIARIA, LA

  • $52.400
  • $41.920

El Derecho penal cumple una función concreta en el sistema social. La ley y la doctrina penal se han encargado en cada etapa de definirla y expresarla (retribución, prevención general (positiva y negativa) y reinserción social). Son las funciones declaradas. Frente a ellas surgen espacios de sombra que se escapan al ciudadano y a la mayoría de los operadores jurídicos. Estos espacios generan información importante, pero el legislador, aun conociéndola, la desoye en su tarea de creación de las normas penales. zonas de la realidad sin iluminar, en las que penetrar y hacerse presente es tarea nada fácil. Es aquí donde surge el enfrentamiento entre lo declarado y lo oculto; la tensión entre la legalidad y una parte de la realidad: el derecho penal desde los fines legales y el derecho penal desde las consecuencias de su aplicación. Con este trabajo se pretende reducir al mínimo la violencia tanto interpersonal como la ejercida por la institución penal y penitenciaria. La dinámica violenta del sistema penal en la intervención ante la violencia personal, incrementa ésta hasta límites difícilmente asumibles por la dignidad humana. La violencia y la incomprensión hacen del sistema penal, a pesar de ser un instrumento necesario, un encuentro de perdedores. Pierden las víctimas y sus familias que ven como el actual sistema procesal no repara el daño sufrido (a lo sumo, si el infractor tiene bienes, el pago de la responsabilidad civil), ni les escucha ni acoge ni reconoce ni les posibilita un encuentro verdadero y seguro con el infractor. Debe acudir al juzgado y someterse a una agotadora y ritualista parafernalia procesal difícil de comprender.